Inicio > mis articulos 2010 > EL SORBETE DE BANANA – 1ª PARTE

EL SORBETE DE BANANA – 1ª PARTE

Como creo que sea para todos los niños, a mí también de pequeña me gustaban mucho las bananas.

Para la compra de este, y también otros frutos estaba encargado mi abuelo Alessandro que era un verdadero experto.

Me acuerdo que llevaba a casa ramas de bananas maravillosas y justo al punto de maduración.

Él me explicaba que las bananas que prefería comprar en Italia eran las de Somalia: grandes, dulces y que al punto de maduración aparecían con la piel llenas de puntos marrones oscuros (en Italia se dice que son “tigrate“ ).

Las bananas de Somalia eran consideradas de la mejor calidad, pero mi abuelo afirmaba que a él no le gustaban , explicándome el porqué.

Para mí, su cuento se parecía a una fabula y la verdad que mis ancestros han vivido una vida muy venturosa.

Mi abuelo vivió en los primeros años del siglo 20 en Sao Paulo do Brasil en la fazenda de su padre donde se cultivaba el café y, naturalmente, en el entorno se encontraban muchos árboles de fruta tropical y entre ellos, también, plantas de bananas.

Me decía que era imposible, para quien nunca las había comido, imaginar el sabor de una banana recogida directamente de la planta al punto de maduración: la piel era completamente oscura y la pulpa blanda y dulce; mi abuelo decía que se parecía a una mantequilla.

La verdad es que , mientras que yo me hacía más mayor, desaparecían de los mercados las bananas de Somalia.

Los Somalís, lamentablemente, se han olvidado de lo bueno que tenían, dedicándose a una guerra fratricida que aun sigue.

A pesar de eso, todavía se pueden encontrar bananas de calidad; las que prefiero yo ahora son las bananas de Ecuador o de Costa de marfil porqué son muy dulces.

La banana, además de ser deliciosa en sabor, es uno de los pocos frutos que contiene una apreciable cantidad de proteínas. Esto la hace idónea para la nutrición de niños y ancianos, además que de enfermos; contiene también vitaminas y sales minerales entre los cuales destaca la potasa que es muy útil para el control de la tensión arterial.

¡ un fruto verdaderamente paradisiaco !

LA BANANA EN EL HELADO

Para mi heladería compraba cajas enteras de bananas y las dejaba madurar hasta que llegasen a tener la piel muy amarilla y con puntitos oscuros (tigrate ).

Mi helado de banana ha tenido un éxito tremendo en Barcelona: el sorbete de banana, fresco y dulce era irresistible.

Mi sorbete de banana era, como todos mis helados, todo natural; hecho solo con fruta, sin colorantes ni conservantes y, por este motivo, cuando abrí la heladería, a los clientes les extrañaba su color que aparecía un gris clarito, exactamente como es el color de la pulpa de la banana.

Tuve que explicarles que mi helado de banana no podía aparecer amarillo porqué lo que es amarillo es la piel de la banana y un helado de banana que resulte amarillo está inevitablemente repleto de colorantes.

Parece obvio, pero no es así; el cliente no sabe del oficio y nosotros tenemos la obligación de informarlos.

Una correcta comunicación con el cliente es imprescindible para el éxito de cualquier negocio y sobre todo en los negocios que se dedican a los productos alimentarios.

¡ al final mis clientes se volvieron verdaderos expertos de helado ! por lo menos en lo que se refiere a su degustacion .
Todo un éxito para un heladero que produzca artesanalmente.

Categorías:mis articulos 2010 Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: